Recomendaciones para los senderistas

  • Utilizar calzado y ropa adecuada; las actividades se realizan por senderos de dificultad media-alta.
  • Tener conciencia de las limitaciones físicas de uno mismo, no intentando realizar actividades por encima de nuestras propias posibilidades.
  • Protegerse del sol mediante gorra, gafas de sol y cremas protectoras.
  • Llevar chubasquero o cortaviento, por si las condiciones meteorológicas son adversas
  • Recomendado el uso de bastones para el descenso de San Salvador
  • Hidratarse debidamente durante la actividad
  • No separarse del grupo
  • No abandonar el sendero
  • Permanecer atentos a las recomendaciones de seguridad
  • Mantener un ritmo relajado y constante
  • No abandonar basura. Depositarla en puntos habilitados
  • Obedecer las indicaciones de los guías en todo momento
  • Respetar los senderos y el entorno
  • No abandonar nunca la ruta sin informar previamente a los responsables de la misma

Señalización de los senderos

grafico

1. Preparación de la ruta
Aunque parezca obvio, lo más importante antes de hacer una ruta de senderismo es informarse muy bien de las condiciones de la ruta. Deberemos saber muy bien dónde empieza y dónde acaba la ruta, cuántos kilómetros recorreremos y cuánto tiempo estimado se tarda, cuál es el nivel de dificultad de la ruta y si está en buen estado en todo su recorrido. No se aconseja emprender una ruta sin tener claras todos estos factores, independientemente de la presencia de guías al cargo de cada ruta.

2. Información meteorológica
Además de conocer las condiciones generales del territorio por el que vamos a transitar es muy importante saber si el tiempo estará de nuestro lado. Hay condiciones meteorológicas que impiden el senderismo y otras que, aunque lo dificultan, serán salvables si tomamos las medidas oportunas en cuanto a equipo. Asegurémonos de que la marcha no será impedida por la falta de visibilidad que provoca la niebla densa o la lluvia torrencial, así mismo deberemos tener cuidado con las altas temperaturas.

3. Calzado y ropa para senderismo
No vale cualquier calzado para realizar trekking. Y no sólo debemos evitar los tacones o los zapatos por pura lógica, también las zapatillas de suela fina nos resultarán muy incómodas, especialmente sobre firmes especialmente agrestes. Lo ideal es tener un calzado apto para montaña, que tenga una suela gruesa, sujete el tobillo y que sea impermeable. Las torceduras de tobillo y los resbalones son los accidentes más comunes cuando se practica senderismo. Igualmente, la ropa debe ser adecuada, hay que usar ropa cómoda que permita bien el movimiento e ir preparados con algo de abrigo por si nos sorprende un cambio de tiempo.

4. Mapa e indicaciones
Aunque nos hayamos informado de cómo es la ruta previamente, como vimos en el punto uno, también se recomienda llevar un mapa con el que orientarnos. El teléfono móvil y el GPS pueden cumplir la función, pero cuidado en confiar en un dispositivo electrónico porque corremos el riesgo de que se quede sin batería. El papel nunca nos falla. También puede ayudarnos fijarnos en las indicaciones del camino e, incluso, hacerles fotos para consultarlas más adelante.

5. Bastón de trekking
Aunque muchos creen que el bastón de trekking es un complemento prescindible cuando hacemos senderismo, en realidad es casi imprescindible. El bastón ayuda a mantener el equilibrio y reduce la fatiga en rodillas y tobillos. Además, se reduce el riesgo de torceduras y nos servirá, cómo no, para disipar la maleza en zonas menos cuidadas.

6. Alimentación e hidratación durante el senderismo
La deshidratación produce desorientación, además de tirones, desfallecimientos, desmayos y en casos extremos hasta la muerte. Para cualquier paseo, independientemente de su duración o dificultad, deberemos llevar al menos litro y medio de agua o de bebidas isotónicas. Se recomienda beber en pequeñas dosis pero continuadas. Nunca se debe esperar a tener sed. En cuanto a la alimentación, se recomienda siempre que comamos algo ligero durante la marcha.

7. Cuidado del entorno
Y por último y no menos importante, no debemos olvidar que el entorno natural es de todos. El Encuentro de Senderismo recorre paisajes protegidos de gran importancia natural y etnográfica. Por ello, guardamos este último consejo para recordar que, cuando practiquemos senderismo, debemos ser respetuosos con el medio ambiente: no encender fuego, no dejar residuos, evitar la recolección de plantas, animales, etc. y tener máximo respeto con la flora y la fauna del lugar.